Uciencia / Noticias / Tecnología / Investigadores de la UMA adaptan los robots asistenciales a las necesidades de la pandemia

jueves, 06 mayo 2021 13:32

El proyecto ROSI presenta un robot social de asistencia para facilitar el trabajo cotidiano en los hospitales o residencias de mayores

trayectoria trazada por el robot

Ejemplo de trayectoria trazada por el robot social para alcanzar un objetivo

Poco tienen que ver los robots actuales con aquellos que se conocían hasta hace poco: en los últimos años, la evolución de la robótica ha hecho posible que los robots puedan orientarse hacia la cooperación en actividades cotidianas. En este ámbito, el Grupo de Ingeniería de Sistemas Integrados de la UMA, participando en el Proyecto ROSI, ha realizado un estudio en profundidad sobre la relación entre el consumo de energía y la aceptación social de los robots, y han diseñado un robot social de asistencia adaptado al nuevo escenario planteado por la COVID-19 que se presentará este próximo viernes, 7 de mayo.

“Un robot social que cruce continuamente entre dos personas que están hablando, que se acerque mucho a las personas cuando se desplaza, que se mueva demasiado rápido, o con brusquedad, o que se detenga delante de un pasillo impidiendo el paso, no va a ser aceptado y, por tanto, no podrá ser útil”, afirma Juan Pedro Bandera Rubio, coordinador del proyecto.

Desde este enfoque, los investigadores han realizado dos experimentos: en el primero de ellos, han estudiado el consumo de energía en un robot real que se desplaza siguiendo trayectorias con diferente nivel de suavizado, ya que la suavidad del trazado es uno de los parámetros más comunes con los que puede describirse el desplazamiento de un robot; en el segundo, han analizado las opiniones e impresiones de diferentes participantes a los que se les han presentado simulaciones donde un robot se desplaza por diversos escenarios virtuales, empleando, de nuevo, trayectorias con diferente nivel de suavizado.

Los resultados de los experimentos evidencian que, en términos generales, las trayectorias más suaves reducen el consumo de energía y mejoran la aceptabilidad social. No obstante, también muestran que resulta necesario considerar otros factores críticos, tales como una distancia social adecuada con respecto a las personas: “Muy probablemente, un robot social no debería intentar desplazarse igual que lo hace una persona. Será necesario para el robot mantener una distancia mayor, evitar de forma más estricta los giros y cambios de velocidad bruscos, y las trayectorias erráticas en las que es difícil inferir el objetivo final, ya que todo ello, aunque se satisfagan las condiciones de seguridad, eficiencia y suavidad, disminuirá la aceptación del robot en gran medida”, apunta Bandera Rubio.

El proyecto ROSI y la presentación del robot social de asistencia

Estos algoritmos de navegación autónoma también se emplearán en proyectos de robótica social de asistencia en los que interviene el grupo de investigación, tales como el proyecto ROSI, que finalizará próximamente con una demostración retransmitida en directo el próximo viernes, 7 de mayo, a las 17 horas.

robot social del proyecto ROSI

Robot social del proyecto ROSI

En ella, se presentará un robot social de asistencia, concebido como una herramienta que facilitará el trabajo diario de los profesionales de las residencias de personas mayores o de hospitales. En el evento se expondrán algunas de las tareas en las que puede intervenir el robot, entre las que destaca la posibilidad de ofrecer a una persona en aislamiento una conversación con un ser querido a través de una videollamada. El robot es capaz de mandar instrucciones sobre el encuentro, desplazarse y llevarlo a cabo en la habitación de la persona aislada; por otro lado, puede solicitar que lo desinfecten antes y después de la videoconferencia.

De este modo, tras la concepción inicial del proyecto, las necesidades manifestadas por los profesionales que trabajan en las residencias de personas mayores en las que este se desarrolla, así como los cambios impuestos por la pandemia, han reorientado la actividad del grupo, que ha sido capaz de ofrecer nuevas respuestas ante los nuevos escenarios y nuevos requerimientos insertos en la más absoluta actualidad.

 

Más información sobre el proyecto ROSI

http://avispa.uma.es/rosi

Guillén Ruiz, S.; Calderita, L.V.; Hidalgo-Paniagua, A. & Bandera Rubio, J.P. (2020). “Measuring Smoothness as a Factor for Efficient and Socially Accepted Robot Motion”. Sensors, 20(23): 6822. https://doi.org/10.3390/s20236822

Financiación obtenida por la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Junta de Andalucía. Programa de Ayudas a la I+D+i, en régimen de concurrencia competitiva, en el ámbito del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI 2020).  Convocatoria 2017 de ayudas a actividades de transferencia de conocimiento entre los agentes del sistema andaluz del conocimiento y el tejido productivo (Orden de 7 de Abril de 2017).