Uciencia / Noticias / Humanidades / La UMA crea un catálogo para agrupar las traducciones publicadas en Andalucía en el XIX

lunes, 26 abril 2010 14:00

Las obras acogen desde ensayos filosóficos a biblias católicas y protestantes. Málaga, Cádiz y Sevilla fueron las tres provincias andaluzas con mayor actividad traductora en aquella época.

Andalucía Investiga

Otra de las portadas traducidas en la región durante este periodo. /Uciencia

Otra de las portadas traducidas en la región durante este periodo. /Uciencia

Andalucía fue una de las regiones con mayor actividad en traducción de obras durante el siglo XIX. Málaga, Cádiz y Sevilla destacaron en este campo. Con el objetivo de agrupar en un único corpus las traducciones publicadas en la comunidad autónoma durante dicha época, un grupo de investigadores de la Universidad de Málaga, en colaboración con la Pablo de Olavide de Sevilla, desarrolla un catálogo que persigue este objetivo.

 

La traducción como actividad editorial en la Andalucía del siglo XIX es un proyecto de excelencia incentivado con 106.306 euros por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía. Parte de un estudio anterior, centrado en el archivo digitalizado y edición traductológica de textos literarios y ensayísticos traducidos al español.

 

El proceso que sigue este grupo es el de, una vez digitalizada la obra, acompañarla de una introducción sobre el libro, información del autor y notas que explican cómo se ha elaborado la traducción. Una vez que finaliza el proceso de edición electrónica, "y el texto está completamente limpio y visible", según explicó el coordinador de proyecto, Juan Jesús Zaro, la obra se cuelga en la web www.ttle.satd.uma.es. La intención del grupo es no introducir en la red ninguna edición hasta que no esté finalizada por completo.

 

Bibliotecas internacionales
Para obtener las obras, el grupo las solicita tanto a bibliotecas españolas, como extranjeras, desde donde les envían los libros digitalizados o fotocopiados; en ambos casos es el propio grupo el que se encarga del proceso de edición electrónica. "Hemos obtenido libros de París, Londres, incluso de bibliotecas de fuera de Andalucía y de la Biblioteca Nacional", explicó el director del proyecto, quien destacó la labor del servicio de préstamos interbibliotecario de la Biblioteca General de la UMA y de la Facultad de Filosofía y Letras, a la hora de conseguir una obra.

 

Una de las principales dificultades a la que se enfrentan para localizar los libros y la información de los traductores es que en muchas de estas obras "son anónimas o tan sólo están presentes las siglas". De hecho, en varias ocasiones, estos investigadores se han visto obligados a "confrontar siglas" para encontrar el nombre del traductor, explicó el investigador principal.

 

Los motivos que obligaban a los traductores del siglo XIX a ocultar su identidad a través de siglas respondían tanto a razones personales, como políticas, ya que si la traducción "llegaba en un momento de restricción de libertades y el libro se retiraba, el que no figurara su nombre era mucho más seguro para ellos", explicó Zaro.

 

Religiosos y protestantes
Entre las obras traducidas del siglo XIX publicadas en Andalucía, se puede observar un importante número de obras religiosas, pero no sólo católicas, sino también protestantes. Entre ellas, tanto biblias como tratados de teología, que en algunos casos fueron censurados.

 

Así, al margen de las anteriores, también se encuentran ensayos filosóficos y libretos de ópera. Según explicó el director del proyecto, cuando una compañía de ópera llegaba a Málaga, Cádiz o Sevilla le encomendaban a alguna persona de la ciudad que tradujera el libreto, escrito en italiano.

 

Por ello, esta investigación deja constancia de que en la Andalucía del siglo XIX se tradujo un importante número de obras, tanto novelas como ensayos, e incluso obras de teatro, todas ellas traducidas al castellano desde el italiano, el francés, el inglés y el alemán, al ser éstas las principales lenguas.

 

Además, en aquella época no existían los derechos en el caso de autores extranjeros, por lo que quien traducía el libro y lo publicaba quedaba exento de pagar algún tributo al autor de la obra, de ahí que ésta se distribuyera por toda España con facilidad. Esto deja constancia de que "algunas de las primeras traducciones de libros importantes se hicieron en Andalucía", explicó Zaro.

 

En este aspecto, Cádiz jugó un papel fundamental, puesto que fue una ciudad "muy cosmopolita" durante el siglo XIX. Esto se unió al hecho de que a raíz de las Cortes de Cádiz hubo un reseñable aumento de publicaciones.

 

+Info:
Juan Jesús Zaro
Departamento de Traducción e Interpretación
Universidad de Málaga
Teléfono: (+34) 952 133412
Email: jzaro@uma.es