Uciencia / Noticias / Ciencia / Los cambios en los usos del suelo favorecen la expansión de los ungulados silvestres

martes, 26 abril 2011 08:48

Los paisajes mediterráneos han sufrido grandes cambios en las últimas décadas, pero especies como los corzos, las cabras monteses, los ciervos y los jabalíes han sabido adaptarse. Así lo revela una investigación coordinada por un equipo de Biología Animal de la UMA en la que se han analizado los cambios en los usos del suelo sobre la distribución pasada, presente y futura de estas especies.

Agencia SINC

Los ungulados silvestres, como el jabalí (Sus scrofa), se expanden en Andalucía. /Pelayo Acevedo.

Los ungulados silvestres, como el jabalí (Sus scrofa), se expanden en Andalucía. /Pelayo Acevedo.

“En las últimas décadas ha habido una expansión de las áreas ocupadas por los ungulados silvestres”, explica a SINC Pelayo Acevedo, autor principal del estudio e investigador en el departamento de Biología Animal de la Universidad de Málaga.

 

El estudio, que se ha publicado en Landscape Ecology, consideró los cambios temporales en la estructura del paisaje y cómo estas variaciones afectan a la distribución pasada (años ’60), presente (años ’90) y futura (hacia 2040) de corzo (Capreolus capreolus), cabra montés (Capra pyrenaica), ciervo (Cervus elaphus) y jabalí (Sus scrofa) en Andalucía.

 

Según Acevedo, los ungulados silvestres estaban más limitados en el pasado de lo que están en la actualidad. “La favorabilidad ambiental obtenida con los modelos para el presente está más ampliamente distribuida que la de los modelos para el pasado”, asegura el investigador. La actual expansión de los ungulados salvajes también ocurre en el resto de Europa, pero de forma desigual en función de las especies y de los países.

 

Los cambios en los usos del suelo parecen haber determinado la expansión de todas las especies estudiadas, pero “no ha sido el único factor”. En el caso de ciertas especies, como el ciervo, la expansión ha sido “un proceso acelerado por la intervención humana”, señalan los autores. Sin embargo, la acción antropogénica no les ha afectado a todas por igual.

 

“La expansión de estas especies en las últimas décadas en España también se relaciona con medidas de protección gubernamental sobre todo dirigidas a regular la presión de la caza y, en menor medida, la movilidad humana”, apunta el estudio.

 

Una expansión a largo plazo

Los resultados sugieren que los cambios en los usos del suelo en las últimas décadas son “al menos en parte, responsables de la actual expansión de los ungulados silvestres”, concreta el investigador. Si la tendencia actual en los cambios se mantiene, se espera que estas especies, salvo la cabra montés, continúen ampliando sus rangos de distribución en un futuro próximo en Andalucía.

 

Según los científicos, las áreas determinadas en la actualidad como “favorables” para la distribución de estos animales, lo serán también en el futuro. Además de estas zonas, “se espera que aparezcan nuevas áreas favorables para estas especies”, afirma el autor.

 

En el caso de que los ungulados silvestres continúen su expansión a lo largo del siglo XXI, el equipo de investigación propone mejorar el conocimiento sobre ellos para asegurar su conservación y la de su entorno.

 

+info | Agencia SINC | Grupo Biogeografía, Diversidad, y Conservación